Lo esencial de la escucha en casa

By Hearing First Team 02-21-2017

LSL día a día | Resultados para los padres

Los padres tienen la capacidad de gestionar los entornos auditivos para que sus hijos sordos o con dificultades auditivas puedan participar de forma plena en las interacciones de sus compañeros, familiares y miembros de la comunidad. Aquí les brindamos algunos consejos para ayudarlos a crear un entorno auditivo óptimo en una de las aulas más importantes de escucha y lenguaje oral (LSL): su hogar.

¿Qué significa crear un entorno hogareño que propicie la escucha? Al principio, puede parecer obvio que un niño sordo o con dificultades auditivas necesita un espacio más tranquilo para escuchar. Cuando profundizamos en la ciencia que explica el sonido ambiental, empezamos a entender por qué es tan importante para los niños con pérdida auditiva tener un acceso completo al lenguaje oral sin interrupciones de ruido en su entorno de aprendizaje favorito, ¡su casa! 

Antes de pasar a explicar esto, es importante aclarar que todos los niños necesitan un entorno auditivo tranquilo para escuchar lo suficientemente bien como para comprender y aprender. Sin embargo, los niños con pérdida auditiva tienen una necesidad mayor de un acceso claro al lenguaje que sus amigos que escuchan. Los adultos tendemos a estar más cómodos en nuestros entornos auditivos y podemos ignorar con facilidad el ruido ambiental. Por este motivo, los padres pueden no ser conscientes de los sonidos de su casa, porque los "apagan" sin mayores inconvenientes. 

El sonido se mide en unidades llamadas decibeles (dB). Esta tabla los guiará con respecto a sonidos frecuentes tanto dentro como fuera de la casa:

Casa

Susurro = 30 dB

Conversación normal = 50-65 dB (a una distancia de tres pies)              

Electrodomésticos = 60-90 dB

Secador de pelo = 60-95 dB

Televisión = 70 dB

Bebé llorando = 110 dB

Otros entornos

Tráfico de la ciudad desde el interior del vehículo = 85 dB

Restaurante ruidoso = 85 dB


Cortadora de césped eléctrica = 85-95 dB

Ladrido de perro grande = 100 dB

Concierto de una banda = 120 dB

Fuegos artificiales = 150 dB



Como pueden ver, los niveles de una conversación normal se encuentran entre los 50 y los 65 dB a una distancia de tres pies. Sin embargo, esa misma conversación pierde claridad e intensidad para un niño sordo o con dificultades auditivas cuando hay sonidos que interfieren. Intenten imaginar la experiencia de su hijo al intentar procesar el lenguaje que está mezclado con sonidos de la casa que superan el volumen de la conversación. Con un entorno auditivo óptimo, su hijo incluso puede escuchar indirectamente las conversaciones dirigidas a otras personas, lo que también contribuye a alcanzar excelentes resultados de LSL. 

Para ayudar a combatir ruidos innecesarios, hicimos una lista de algunos consejos rápidos para crear un entorno efectivo de escucha y lenguaje oral en su hogar, que le permitirán a su hijo con pérdida auditiva escuchar un lenguaje claro para el aprendizaje.

Consejos

  1. APPsolutamente revelador: descarguen una aplicación de sonómetro para calcular los niveles de ruido de áreas específicas de la casa.
  2. Cambiar la rutina: consideren prender el lavavajillas en mitad de la noche e intenten lavar la ropa o pasar la aspiradora cuando su hijo ya esté dormido.
  3. Apagar los aparatos y conectarse: eviten el ruido ambiental, como la radio o la televisión cuando no las estén escuchando o mirando.
  4. Cubrir los objetos que generan ruido: coloquen alfombras o tapetes encima de pisos duros, y usen más almohadones, cortinas y empapelados para que absorban el ruido.

Descarguen nuestra lista completa de consejos para hacer que su casa sea un entorno de LSL amigable. Recuerden que, cuando se trata de crear un entorno auditivo perfecto en su hogar, cuanto menos ruido, mejor. Mientras ustedes están haciéndose cargo de que el entorno auditivo de casa sea óptimo, su hijo está ocupado enamorándose de la capacidad de escuchar sus voces bien alto y claro.

LSL día a día | Resultados para los padres

Sobre el autor

Hearing First Team En Hearing First, queremos que todos los niños se beneficien de la disponibilidad del cribado auditivo en recién nacidos, los avances de la tecnología, y los servicios del aprendizaje temprano de sus comunidades. Queremos que todos los niños tengan la oportunidad de aprovechar el acceso al sonido- un cimiento para el éxito futuro.